BARAJAS HISTORICAS DE TAROT II


TAROT VISCONTI-SFORZA


Considerada la baraja de tarot conservada más antigua de Europa, los críticos señalan que se trata del tarot más precioso y el más opulento, puesto que en su elaboración se emplearon panes de oro.


Las imágenes de las cartas se hicieron con témperas, una vez secado el pigmento se procedía a cubrir la figura con una delicada capa de oro; este procedimiento determino el valor artístico de esta especial baraja, que no solo resulta ser un medio de adivinación, sino que además es una excelentísima obra de arte, reflejando el pensamiento y la tendencia artística del renacimiento en la Italia del siglo quince.

El original de esta baraja se conserva en la actualidad una parte en la Pierpont Morgan Library de Nueva York, otra parte en la Accademia Carrara de Bérgamo, y una parte más en la colección privada de la familia Colleoni de Bérgamo. Fue realizada poco después de 1450 por un artista lombardo desconocido, posiblemente vinculado con la escuola de Francesco Zavattari, por encargo del nuevo Señor de Milán Francesco Sforza (†1466), que había subido al poder desde hacía poco tiempo tras su matrimonio con Bianca Maria Visconti, hija natural del Duque Filippo .

Como datos curiosos podemos indicar los siguientes:

Ellos mismos figuran pintados en la carta de arcanos mayores VI el Amor. En el 2 de copas está escrito " mi amor”. En muchas cartas está escrito " un bon droyt" (que se puede traducir como: “a tu salud” ó “buen beber”), por otra parte, las divisas francesas de Visconti y muchos símbolos de la familia Visconti y Sforza figuran en las cartas, por ejemplo en las cartas de oros del 2 al 10 se ha pintado el sol radiante, el as de Copas es una fuente hexagonal, tres anillos entrelazados están pintados en la ropa del Emperador y la Emperatriz.

Desgraciadamente la baraja repartida entre Bérgamo y Nueva York resulta incompleta al faltarle cuatro cartas: el Diablo, la Torre, el 3 de Espadas y el Caballo de Oros, que han sido realizadas inspirándose en figuras análogas de la misma época; en concreto, para el Diablo y la Torre el artista se baso en el denominado “Folio Rosenwald” (Museo del Louvre, París) impreso en Bolonia a finales del siglo XV.