TU ANGEL DEL DIA


La energía que debemos utilizar el 24 de junio se llama Yeiayel y lleva el número 22. Tienes claras posibilidades de adquirir fortuna en el dominio del comercio, pero para que ello sea posible primero es preceptivo que elimines las barreras que hayas puesto a la posibilidad de tener éxito en la vida. Analiza concienzudamente los últimos años vividos e intenta detectar cuál ha sido la razón principal para impedir que prosperes. Tal vez tengas miedo de lo que sucederá cuando las cosas funcionen bien y en ese caso tienes que decretar en tu vida el final de esa situación. YEIAYEL: La derecha de Dios. El Eterno es tu guardián. El Eterno es tu sombra y tu mano derecha. YEIAYEL: Me has dado, Señor, conciencia de la unidad de tu Reino y la visión de lo que será la vida cuando las voces de los instintos encuentren su ordenado silencio. Permite, Señor, que ese conocimiento interno pueda expresarse a través de mi comportamiento, haz que tu idea se transforme en mí en músculo y sangre, de manera que puedan hablar mis gestos más alto y mejor que las palabras. Y en ese viaje hacia tu esplendoroso futuro, guárdame, Señor, del peligro del naufragio, de esa catástrofe que acecha siempre al hombre cuando su alma se desvincula del Eterno, para adorar su personalidad pasajera y mortal. Libérame, Señor, del error que cometió Narciso y cuando me refleje en un espejo, haz que mis ojos te descubran, en mi imagen, a ti